ahorrar compartiendo piso

Compartir piso con exito



Compartir piso puede ser una experiencia maravillosa, es una gran oportunidad para conocer gente, entablar amistades y aprender, aprender de la vida, de las experiencias de otras personas y sobre todo aprender a relacionarnos con otras personas.

Compartir piso

Habreis escuchado en multitud de ocasiones que compartir piso requiere de una paciencia de santo Job o que como vivir solo no hay nada, y creedme lo que os digo, compartir piso es tanto o mejor que la experiencia que todos buscamos de compartir nuestras vidas con otra persona. Y es que en el momento que nos concienciamos que vamos a vivir con otras personas y que ha de haber un cambio necesario al no vivir solos, repito ya no viviremos solos, entonces todo ira bien; sin embargo, el que se obstina en compartir piso viviendo como cuando vivía solo, le sucederá lo mismo que el que se obstina en vivir como un adolescente soltero de igual manera cuando se instala con su pareja, conduce inexorablemente al divorcio.

ahorrar compartiendo piso
vivir compartiendo piso

Porque ni a tu pareja ni a tus nuevos compañeros de piso, les hará gracia que andes en gallumbos, cuelges decorativamente tus tangas del espaldero de las sillas del salon, ni que te tires pedos mientras comes, reconocelo ni a ti te gustaría que otros lo hicieran.

Y no me digas : es que a mi me gusta pasear en bragas y por la casa, tirarme pedos cuando quiero y ver como aparecen los gusanos sobre los residuos de los platos en el fregadero. No, lo siento, eso no es ser una persona cívica y si sigues por esa senda ten por seguro que te convertias en un paria apartado de la sociedad.

Ahora a lo que ibamos, compartir piso es una muy buena experiencia, algo por lo que todos deberiamos pasar, recordais que decian que la mili forjaba a los hombres? pues compartir piso forja a la persona, la educa para vivir en sociedad.

Asi que si todavía no habeis dado el paso de independizaros, no lo dudeis buscad un piso compartido y vereis como crecereis como personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *