Conócete y maneja tus emociones al compartir habitación

No sólo se trata de acordarnos de los defectos de los demás, también si de convivencia se trata hay algo que no puedes saltar. Es de analizarte tú mismo/a, ¿cuáles son tus manías? ¿Qué tienes que podría molestar a esa otra persona? Esto asúmelo con mucho cuidado.

piso estudiante en palma
pisos estudiantes en palma de mallorca

Cuando de convivencia se trata en un piso compartido no se empieza conociendo al otro, debes conocerte tú mismo primero. Debes tener la madures que se requiere para compartir una casa. Contigo a veces habrá que ser flexible y tú también tendrás que ser flexible con los demás. Los psicólogos dicen que es bueno que desde un principio puedan establecer las reglas sobre lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer.

Muéstrate ante el otro tal y como eres. Y establece un feedback en el que predomine un profundo respeto. Siempre respeta la intimidad de tu compañero, trata su espacio como sagrado, así como querrás que vean el tuyo. Los malentendidos son fáciles de evitar si hay sinceridad desde un principio. La honestidad y el respeto son dos valores importantes entre personas que conviven juntos, y esto evitará problemas. Con ello la convivencia podría funcionar y dará satisfacción a ambos.

Un punto en el que a mí me gusta pensar es que a veces hay que ponerse en los zapatos del otro. Comprende a cada quien partiendo desde su personalidad y cómo son sus puntos de vista. Los malentendidos a veces pueden llevar a que surjan problemas innecesarios, que pudieron haberse evitado.

Sé abierto en aceptar que tu compañero te diga qué le molesta; es un asunto de confianza porque tú también podrás decirle qué no te parece bien de él o ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *