compartir piso con estudiantes

Cómo elegir compañero de piso


 

Tu compañero de piso es aquella persona con la que pasarás la mayor parte del tiempo dentro de la vivienda y sobre todo, ten en cuenta que es una persona que hará uso de esta. Elegir un buen compañero de piso es algo esencial si no queremos vivir una pesadilla de las que muchas veces podemos leer por internet, ese tipo de historias que hacen que compartir piso parezca un martirio.

cómo elegir compañero de piso

A continuación te indicaremos unos simples paso para elegir a tu compañero de piso de palma de Mallorca perfecto.

Cómo elegir compañero de piso

Elige a una persona con los mismos gustos

Si elegimos a una persona que tenga los mismos gustos y tenga un estilo de vida similar al nuestro, nos será mucho más fácil establecer unos buenos vínculos y una excelente amistad ya que tendréis temas en común de los que hablar y sobre todo, podéis hablar de experiencias, recomendaciones y aprender el uno del otro. Sería como vivir con tu mejor amigo.

Elige bien el sexo de la otra persona

La elección del sexo de la persona con la que deseamos convivir es una elección extremadamente personal, pero sin embargo es recomendable que escojamos una persona de nuestro mismo sexo para así poder facilitar la convivencia y evitar situaciones incómodas.

Igualmente también dependerá mucho el tipo de entorno familiar en el que hayamos crecido por lo que tú decidirás que es mejor para ti.

Realiza una entrevista con la otra persona

Del mismo modo que las empresas realizan entrevistas a los candidatos que desean contratar, tú debes de hacer lo mismo a la hora de elegir a una persona con la que compartir piso.

Cuando realices una entrevista esta no debe de ser un interrogatorio, sino una conversación fluida de la que hablaréis de forma general de diferentes aspectos que os interesen a ambos para poder conocer mucho mejor a la otra persona y ver si es el candidato ideal.

Pon límites desde el primer momento

Para evitar roces de convivencia es muy importante establecer ciertos límites razonables desde el primer instante y sobre todo, hacerlo todo por escrito para que luego no haya problemas de despistes.

Cuando decimos límites nos referimos por ejemplo a horarios, delimitación de espacios, reparto de tareas, visitas de amistades, gastos… y cualquier cosa que en general pueda ser una fuente de conflictos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.